TRUCOS PARA QUE TU CERRADURA DURE MUCHOS AÑOS

Si has llegado hasta aquí, es porque buscas una solución para tus cerraduras, esto está claro, y como no queremos decepcionarte, vamos a ofrecerte una serie de trucos para que tu cerradura dure muchos años, los máximos posibles, ¡qué no está la cosa para gastos innecesarios!, y menos por cosas simples y, sobre todo, con fácil mantenimiento como estas.

Las cerraduras de nuestras puertas y ventanas forman parte de nuestra vida cotidiana, continuamente estamos cerrando y abriendo cerraduras, ¿Te has parado a pensar en cuantas veces, en un solo día, abres y cierras cerraduras? No, ¿verdad?, párate a pensarlo tan solo un segundo, y te sorprenderás. Es un acto habitual que tenemos mecanizado, y completamente interiorizado, que realizamos sin darnos ninguna cuenta, tanto en nuestra casa, como en la oficina, en el portal, el coche, el garaje, o incluso cerraduras en ciertas estancias interiores de nuestras viviendas o lugar de trabajo. El uso de toda cerradura es un no parar, y esto hace que, inevitablemente, el mecanismo se resienta, se atasque, o definitivamente se estropee sin solución alguna.

Y algunos diréis: “mi problema no es ese, de hecho es todo lo contrario, mi problema es con cerraduras que no se usan habitualmente”, y ciertamente, tan perjudicial para el mantenimiento de una cerradura es el uso continuo y diario, como el “no uso” de una cerradura, los extremos nunca fueron buenos, como pasa en cualquier ámbito de la vida, no iba a ser distinto en este caso. Todos contamos con la existencia de ciertas cerraduras, que por una cosa u otra, no usamos regularmente, una segunda vivienda, por ejemplo, o la casa del pueblo, a la que solo vamos en vacaciones, y a ello se suma que es una cerradura del año de nuestros bisabuelos, por lo menos, y pide a gritos, además, jubilarse de una vez, aunque no estemos dispuestos a concederle ese privilegio, de momento, o mismamente, el apartamento de la playa, quién tenga la suerte de tener uno, que desgraciadamente no es mi caso. El caso es que se resienten de no usarlas, acaban llenas de polvo por dentro, se meten en su interior sustancias que van creando una película que no permite introducir la lleve, o te las encuentras congeladas por las altas temperaturas del lugar. Todo esto, unido a un no uso frecuente, acaba creándonos problemas a la hora de abrir y cerrar.

Sea cual sea tu caso, la solución es la misma para ambos, y vamos a intentar facilitarte esa solución, para que puedas contar, siempre, con todas tus cerraduras en el mejor estado posible y consigas tu principal objetivo, que tus cerraduras duren muchos, muchos años, antes de jubilarlas.

Y ahora viene lo importante, lo que nos interesa, por lo que ustedes han llegado hasta aquí, y por lo que yo estoy escribiendo esto para intentar, en la medida de lo posible, echaros una mano con vuestras cerraduras ¿Cuál es el truco para que nuestras cerraduras duren muchos años?, pues no hay más truco que un buen mantenimiento de las mismas, no hay trucos de magia, cierto, pero sí unos buenos consejos, fáciles y muy simples de llevar a cabo, que mantendrán nuestras cerraduras siempre en perfecto estado, y a esto, amigos, sí podemos llamarlos trucos, “trucos para mantener nuestras cerraduras”.

Vamos a comenzar con un truco de lo más casero, fácil, rápido y muy eficaz para empezar. Lo recomiendo como primera opción para un mantenimiento habitual, o cerraduras atascadas, cuyo problema, en principio, no es muy grave. Todos tenemos en casa siempre algún lápiz, pues bien, la mina del lápiz es rica en grafito (del cual hablaremos más adelante para soluciones a problemas más gordos), prueba a pintar los dientes de la llave con el lápiz, introdúcela en el bombín, y gírala, al hacer esto, la cerradura se lubricará, y es muy probable que vuelva a funcionar con normalidad.

Si esto no ha funcionado, puedes probar con parafina, es una sustancia utilizada para realizar velas artesanales, y la puedes adquirir fácilmente en cualquier farmacia. El procedimiento es el siguiente: introduce la llave en agua caliente, y a continuación en la parafina, introdúcela en el bombín, y gírala para intentar abrir y cerrar, igualmente la cerradura se lubricará, y solucionará el problema.

Si el problema es más grave, o tu cerradura necesita un mantenimiento más profesional, tendremos que recurrir a otro tipo de sustancias como el grafito, se trata de un lubricante sólido, de color gris, que podrá adquirir en cualquier tienda de artículos de ferretería, su envase viene preparado con un aplicador fácil de usar, y solo tendrá que introducirlo por la ranura para que llegue al interior. También contamos en el mercado con productos en aerosol específicos para este fin, solo debemos adquirir el que sea más compatible con nuestra cerradura, y lubricar con el su interior.

¡Mantén tu cerradura en buen estado, y durará muchos años!